martes, 30 de septiembre de 2014

Isla de Pascua, mi gran sueño viajero.

Foto cortesía de Paco Piniella el-lobo-bobo.com


¿Quién no ha soñado alguna vez con viajar a la Isla de Pascua?

Creo que no hay lugar mas misterioso sobre la faz de la tierra. A menudo me descubro a mi misma pensando en moais.

Una isla remota que atrae con fuerza mi curiosidad viajera. Lejos de todo.

Tanto es así, que es la primera vez que escribo sobre un sitio en el que no he estado. Pero es la isla de Pascua.

Hace tiempo participé en un concurso de mini relatos para viajar allí. No gané. Lo que si he ganado es el deseo acrecentado de conocer ese misterio.

Esto fue lo que escribí, y como este blog va de viajar y soñar, me apetecía compartirlo.




Foto cortesía de Paco Piniella el-lobo-bobo.com


"Nací. De las aguas emergí en mitad de la nada.
 Llegaron a mí los primeros habitantes, buscaban refugio y lo encontraron. De mis entrañas sacaron materia para tallar, rendían culto a sus ancestros.

Estabámos ahí, donde empieza la tierra, o donde acaba, que mas dá. Éramos parte de algo, sólo nosotros conocíamos nuestra magia. Pasaba porque sólo podía pasar aquí.

Les dí madera, construyeron canoas y fueron al mar para alimentarse. Crecían rapido y llenaron mi tierra, había tantos que empezé a temblar. Yo habría querido crecer con ellos y que hubiera sitio para todos.

Estaban ahí. Eran míos. Llevaban mi nombre, Rapa Nui.

Eran tiempos difíciles, el agua no nos había visitado hacía mucho tiempo y eso los enfadaba.

Algo los hizo cambiar. Algo horrible. Lo que los unía empezó a separarlos, dejaron de amarse.

Yo desconocía esos sentimientos, siempre he estado sola.

Se peleaban. Empezaron a estar más preocupados en la lucha que en la vida. La comida del mar escaseaba y empezaban a comer animales voladores, pero no eran suficiente.

La debilidad les hizo enfermar y cada vez había menos. Siguieron peleando y destruyéndose. Los días eran más largos y el viento empezaba a soplar con fuerza.

Los había visto nacer y ahora los veía luchar. El mar también se enfadó conmigo, el cielo rugía rabioso. Todo era hostil. 

Los dioses dejaron de escucharnos.

Apenas quedaban unos pocos, aferrados a la idea de destruirse...

Aquella noche no hubo estrellas, se escondieron, intenté hacer lo mismo. No pude.

El mar se reveló contra todo, contra ellos, contra mí. No pude detenerlo y se los llevó. Los quería para él.

Lloré. Lloré como no sabía que podía llorar. Lloré tanto que creí que inundaría el mar, lloré hasta que no me quedaron lágrimas y entonces lloré sin lágrimas, no funcionó. 

Jamás volvieron."
                                           

24 comentarios:

  1. yo tambien estoy aferrada con que algun dia ire... y sabes de donde me viene las ganas de ver a los moais??? de un juego que jugaba en el Game Boy cuando era chiquita XD no me acuerdo que juego era pero salia un paisaje con cabezas tipo moai!!!

    Quiero ir!!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora que lo dices las cabezas de moai salen aparecer con frecuencia por ahí. ...yo no jugué a ese juego pero ¡Que ganas de ir! ¡Lo conseguiremos!
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Gracias Verónica,
      La verdad es que hemos estado cerca pero Jó! es tan caro que fue imposible.
      Quizás en una vuelta al mundo, jeje puestos a soñar. ..
      Un abrazo!

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Somos muchos los atraídos por Rapa Nui, seguro que lo conseguiremos!
      Un abrazo Carmen.

      Eliminar
  4. Pues a mi me da que será uno de estos que se quede por cumplir. Verdaderamente me encantaría pero alguna vez que he buscado precios, me digo...Diós!!! para esto me voy a A, B, C....total, que termino yendo a A, B. C...ya te digo, me parece que va a ser más difícil que a las Galápagos, otra que tal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay sitios que madre mía, se llevan el presupuesto de un viaje dentro del viaje, las galápagos igual!
      Lo que comento más arriba, quizás en una vuelta al mundo sea factible.
      Nada puede con las ganas de aventura!
      Un abrazote.

      Eliminar
  5. Ojalá puedas cumplir tu sueño algún día! Tú visualiza, seguro que sí. Tiene que ser una maravilla, pero para llegar allí... mamasita! A mí también me encantarían las Galápagos como a Jordi. Qué triste es ser pobre! No pasa nada, he visualizado que el próximo jueves me toca la primitiva en cuyo caso empezará mi vuelta al mundo particular :D
    En conclusión, échate una euromillones, a alguien le tiene que tocar, no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja yo mejor que no me visualize, porque una vez que me visualizo en algún sitio ya tengo que ir si o si, cueste lo que cueste....
      Ya, estos lugares tan especiales (y caros) encima no hacen más que cada vez tengas más ganas de ir.
      ¡Venga que no está tan lejano! ¡Iremos! ¿En una vuelta al Sudamérica?
      Un abrazo!

      Eliminar
  6. Hola, sigo aquí que estaba teniendo algún problemita para comentar. Te decía que me gustó mucho tu escrito, pero me dejó algo triste, La Isla de Pascua debe ser uno de los destinos más bonitos para visitar, con una historia interesante detrás de los moais. He escuchado que es caro porque solo LAN hace ese recorrido y quieren aprovechar un poco el monopolio...También debe ser difícil para los habitantes, que tan aislados y a esos precios, se les debe hacer imposible salir...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Fernanda,
      Gracias por comentar. Lamento que te haya entristecido el relato, pero es lo que me imagino que sucedió allí, aunque a día de hoy, sigue siendo un misterio. Sea como fuere lo que hicieron fue impresionante. Y hoy ni siquiera somos capaces de ponernos de acuerdo en algunas cosas....

      Para los habitantes chilenos, los precios no son tan caros como para los turistas, pero aún así sí debe ser duro vivir allí, o quizás estén encantados ¡lo descubriré cuando vaya!
      Saludotes!

      Eliminar
  7. Bonito relato y bonito destino. También es uno de mis sueños viajeros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Verónica, espero que llegue pronto el momento de viajar a Rapa Nui.
      Un abrazote!

      Eliminar
  8. Ohhhh Iciar, pues me uno contigo esn tu sueño, la Isla de Pascua siempre ha sido ese lugar que tengo impregnado en mi alma viajera. Estoy convencida que en breve andaremos por allí, seguro!. Un abrazo y gracias por recordarme este maravilloso sueño ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, Eva.
      Seguro que sí, es un sitio mágico y misterioso, yo no me quiero ir de este mundo sin poner los pies allí.
      Dicen que el magnetismo de la isla es tal, que, hay un punto en el que los coches andan solos. ¡¿Qué te parece?!
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Lo tienes claro, lo llevas dentro de ti.
    Ya has ido sin ir.
    Ojala consigas ir cuanto antes, si lo persigues con ainco los deseos pueden cumplirse.
    Bonito relato el tuyo, escribirás cuando vayas? Ojala sea así....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Miguel,
      Gracias por tus palabras. Sé que iré algún día y escribiré para contaros mis sensaciones. Uno no puede pasar en balde por Rapa Nui ¡Seguro que hay mil historias para contar!
      Muchas gracias,
      Un Saludo!

      Eliminar
  10. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  11. ¡Precioso el relato, Icíar!
    Es curioso porque a pesar de lo triste de las palabras, y del final bravo y furioso, hay un toque de serenidad y de quietud en la forma de contarlo. Saboreo unos retazos de resignación ¿sabes? Casi como un toque de agradecimiento porque, tal vez, esas ansias destructivas hubieran acabado con lo que hoy perdura. Muy, muy hermoso :-)

    Deseo con todas mis fuerzas que puedas cumplir tu sueño y visitar esa tierra "perdida", ese "fin" del mundo, e impregnarte de su misterio, de su belleza y su magia :-)

    A mi también me encantaría ir... ¡Ojalá, algún día!

    ¡Abrazote! ^_^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Eva,
      Gracias por tu comentario y tus palabras.
      A veces me pongo muy dramática, pero como todo lo que rodea a la isla de Pascua es tan misterioso...
      Al final imagino que la superpoblación y escasez de alimentos fue lo que los hizo desaparecer...
      Como bien dices hay que ir y descubrir ese misterio, magia y belleza...y me encantaría hablar con algún descendiente Rapa Nui.

      Los sueños están para cumplirse, así que en cuanto tengamos oportunidad ¡Hay que ir!

      Gracias por pasar,

      Un abrazote!

      Eliminar
  12. Es muy sentido! Sobre todo el final, que termina así como PAM, que te deje pensando... Qué bonito, una pena que no ganaras! :(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ameseros,
      No era mi momento, aun así disfruté mucho pensando en un lugar tan remoto y misterioso ¡Que grande es el mundo! ¡Y que vivo!

      Saludos!

      Eliminar